CONSEJOS PARA EL CORRECTO NEURODESARROLLO DEL BEBÉ

 

En la actualidad disponemos de muchos recursos en el mercado para estimular al bebé y al niño en su neurodesarrollo, pero no todos son beneficiosos. A continuación, plantearemos algunos consejos  para ayudar al bebé en su desarrollo natural, a su ritmo y pasando por todas las etapas y, por otro lado, citaremos algunos aspectos que debemos evitar.

 

Acciones que ayudan a favorecer el correcto neurodesarrollo del bebé

 

  • Poca ropa: Toda la superficie corporal está llena de receptores sensitivos que aportan información táctil al sistema nervioso. Cuanta más información se recoja mejor será el mapa corporal en el cerebro. Además, con la piel al descubierto algunos reflejos primitivos se activan mejor y así se producen más movimientos espontáneos que ayudarán a integrarlos a tiempo. Otra ventaja es la libertad de movimiento, algunas prendas de vestir limitan la función de algunas estructuras. Un ejemplo son los calcetines, que no dejan mover los dedos de los pies de forma independiente. Por ello, cuando las condiciones ambientales lo permitan es mejor dejar al bebé sin ropa.
  • Tummy Time: Con este término nos referimos al tiempo que los bebés pasan boca abajo para ayudar a su neurodesarrollo. Colocar al bebé boca abajo cuando esté despierto y vigilado durante un tiempo al día es imprescindible casi desde el nacimiento. Desde esta postura el bebé desde fortalece la musculatura del cuello, espalda y brazos, lo que ayuda a mejorar el control motor de la cabeza y la cintura escapular. También aumenta la fuerza en tronco y piernas, lo que le prepara para otras fases del desarrollo como el volteo, reptado o gateo. Esta posición le permite al bebé trabajar el sistema vestibular y ayuda a desarrollar el sistema visual. Se puede empezar a practicar esta postura poniendo al bebé sobre nuestro o en brazos y poco a poco conseguir que se mantenga un tiempo en una superficie plana, estable y no demasiado blanda.
  • Coger al bebé en brazos en distintas posiciones, mecerlo y balancearlo suavemente ayudará a la maduración del sistema vestibular y a mejorar el tono postural.
  • Tener contacto con el bebé, piel con piel, darle masajes y caricias.
  • Porteo: El porteo ergonómico es muy beneficioso para el desarrollo psicomotor del bebé.  Mientras es porteado el bebé recibe estímulos de movimiento y táctiles. El balanceo que siente estimula su sistema vestibular ayudando al desarrollo del equilibrio y conciencia corporal.
  • Ofrecer estímulos visuales y auditivos acordes a su edad: los patrones de alto contraste despiertan mucho interés en el bebé, lo que nos puede servir para estimular los seguimientos visuales en distintas posiciones. A nivel auditivo, el sonido de nuestra voz es uno de los mejores recursos para llamar la atención del bebé. También sonajeros con sonidos suaves pueden ser una herramienta muy útil.
  • Juguetes:  Juguetes sencillos suelen ser los más adecuados. Que tengan diferentes formas y texturas y que se puedan llevar a la boca. Que rueden por el suelo y de diferentes colores.

 

Por último, debemos estar atentos ante algunas disfunciones que puede presentar el bebé y que pueden entorpecer el desarrollo: posturas anómalas, movimientos asimétricos entre las dos partes del cuerpo, falta de movilidad del cuello hacia un lado, menos movilidad de un miembro, o movimientos atípicos son algunos de los aspectos que nos deben llamar la atención y debemos ponernos en contacto con un profesional.

 

¿Qué debemos evitar si queremos favorecer el correcto neurodesarrollo de los bebés?

 

  • Ropa incómoda: Debemos evitar ropa que impida al niño moverse con naturalidad. Los vestidos, por ejemplo, pueden dificultar el gateo. Pijamas enteros pueden restar movilidad en los pies si son muy ajustados.
  • Calzado rígido: Si un bebé no camina, no necesita calzado. Es mejor que el pie vaya descalzo si el ambiente lo permite. Si se debe recurrir a cubrirlos a causa de baja temperatura, es preferible hacerlo con calcetines o con calzado muy blando y de horma ancha, que no impida la movilidad del pie. Cuando el bebé ya camina lo ideal es usar calzado respetuoso.
  • Tacatás: Los niños que utilizan el tacatá tienen riesgo de caminar de puntillas, no tienen su cadera bien colocada y no descargan peso sobre sus pies, pero sobre todo, se pierden la oportunidad de pasar por todas las etapas de suelo y de empezar a caminar por sí mismos.
  • Saltadores: Son una herramienta que se usa como juego. El bebé está sentado y suspendido por unas gomas y debe impulsarse con la punta de los pies. Estos aparatos pueden interferir en el desarrollo, favorecer la marcha de puntillas y colocar al bebé en una posición inadecuada.

Ante cualquier duda siempre se debe consultar a un experto en neurodesarrollo. En la Clínica de Fisioterapia y Osteopatía Verónica Fabado, a través de la Fisioterapia y Osteopatía infantil hacemos un seguimiento del desarrollo de cada niño desde el nacimiento asesorando a los padres, valorando a los bebés y ayudándoles a alcanzar y disfrutar de todas las etapas.